Preguntas Frecuentes

¿Cómo sé si necesito ayuda profesional para un problema de comportamiento, emocional o cuestiones de la vida?


Cuando las dificultades son muy graves, hay poca duda sobre la necesidad de consultar a un especialista en salud mental. Para situaciones no obvias, las orientaciones son para examinar los siguientes parámetros - cuánto tiempo es consumido por el problema; como el problema interfiere con las actividades normales de vida, como la escuela, el trabajo o las relaciones; y cuánto sufrimiento el problema está trayendo, tanto para la propia persona o para aquellos que están involucrados en la vida del individuo. Dejando los aspectos técnicos a un lado, a veces la mejor respuesta puede ser encontrada por un autoexamen honesto y riguroso, o atendiendo las preocupaciones de sus seres queridos. Recuerde, es mejor descubrir que sus dificultades no son tan malas como usted piensa, a que retrasar un tratamiento necesario y acabar en una condición cada vez más grave. En las cuestiones de salud mental, cuanto más temprano la intervención ocurre, mayores son las posibilidades de éxito.




¿Cómo sé si la condición de mi hijo justifica una intervención / evaluación profesional?


Esencialmente, la respuesta aquí es parecida a la de la pregunta anterior. Sin embargo, en los niños, particularmente niños muy jóvenes, a menudo falta la autoconciencia necesaria para decir cuándo tienen un problema psicológico real. También pueden no tener las habilidades de comunicación para transmitir la extensión de sus dificultades de forma eficaz para aquellos en posición de ayudarles, así como a sus padres o profesores. Es importante no buscar justificación o minimizar la necesidad de buscar ayuda profesional para su hijo, sea cuando él pide ayuda o parece estar siempre estresado o cuando está mostrando declinaciones en su funcionamiento.




¿Cuáles son los pasos que necesito tomar si un miembro de mi familia o yo mismo necesito atención psicológica?


Decidir que la ayuda profesional es necesaria lleva a la cuestión muy compleja de cómo obtener esa ayuda. Para muchos, comienza pidiendo una indicación de un médico de familia (siempre es una buena idea tener un chequeo físico para descartar una causa fisiológica específica). Otros buscan la indicación de su seguro médico o plan de asistencia del trabajo. Otros todavía, piden a amigos de confianza o vecinos. Algunos lo hacen buscando en Internet. Sea cual sea el camino, es importante hacer esta primera elección. La procrastinación puede resultar en la exacerbación de problemas psicológicos. A veces es necesario hablar con algunos médicos antes de encontrar el mejor enfoque para usted o para un miembro de la familia. La decisión de consultar a un psiquiatra, psicólogo o asistente social es compleja y debe ser cuidadosamente considerada.




¿Qué hago si pienso que un adulto en mi familia necesita ayuda, pero otras personas en la familia no concuerdan?


Es muy común que dentro de la misma familia existan diferencias de opinión acerca de si un miembro tiene problemas clínicamente significativos para la salud mental o de comportamiento. Incluso dentro de una misma familia pueden haber grandes diferencias en los niveles de educación y sensibilización sobre los problemas psicológicos, tendencias para reaccionar a ciertos tipos de problemas de la vida con minimización o incluso la negación de que existan, y disposición para enfrentar las dificultades de la salud mental. El estigma es otra cuestión. Para algunos, tener un problema de salud mental en un miembro de la familia es un motivo de vergüenza. Es necesario mucha convicción y coraje para hacer lo que es necesario ante la oposición de seres queridos, pero a veces no hay otra opción. Como se suele decir, "usted no puede estar equivocado haciendo lo correcto." Si usted está convencido de que su familiar necesita ayuda, haga su investigación, a continuación, hable con sus familiares personalmente, de una manera tranquila, sin juicio. Siempre ayuda a tener algún material escrito o sitios para discutir con ellos. Entonces usted puede darles la información de contacto de los recursos que usted encontró. Por supuesto, si son incapaces o se niegan a participar en este proceso, probablemente tendrá que hacer lo que es necesario, sin su consentimiento. Intente no centrarse en los resentimientos que usted puede estar recibiendo ahora, pero en el agradecimiento, y si no, la satisfacción personal que usted puede recibir, a largo plazo de haber actuado en el mejor interés de su ser querido.




¿Qué hago si creo que mi niño, adolescente o un adulto en mi familia necesita tratamiento, pero son resistentes?


Primero, vamos a considerar situaciones muy graves con adultos. Desafortunadamente, hay momentos en que la intervención es necesaria contra la voluntad de una persona. Aunque algunos argumentan que no hay circunstancias que justifiquen tales tipos de acción, esa posición filosófica tiende a ser insostenible si alguien de la propia familia es agudamente psicótico, peligroso para sí o para otros, se ha vuelto incapaz, o tiene la vida amenazada por problemas de salud (por ejemplo, no están comiendo). Normalmente, el mejor curso de acción es pedir ayuda de emergencia a las autoridades sanitarias / legales locales. Los médicos y profesionales de la salud mental que tienen el entrenamiento para determinar el curso de acción pueden entonces evaluar a su ser querido. No espere gratitud, por decir lo menos, del miembro de su familia si tiene que hacerlos recibir intervención a la que se oponen. Intente no tomar de forma personal cualquier hostilidad que ellos muestren en el momento, eso es de esperar, dadas las circunstancias. Sin embargo, a largo plazo, la mayoría va a entender sus acciones. Para casos menos urgentes, pero aún problemáticos, usted no puede solicitar la intervención de las autoridades contra la voluntad de un adulto. Hay muchos casos en que un adulto tiene depresión grave, ansiedad, obsesiones y compulsiones, problemas alimentarios, problemas de abuso de sustancias u otras dificultades, pero está en contra de la obtención de ayuda. Las razones para ellos incluyen el miedo a perder el control sobre sus vidas, la desconfianza en los profesionales de la salud, la falta de visión y los mecanismos de enfrentamiento mal adaptados, tales como la racionalización y la negación. Esto, por supuesto, puede ser muy frustrante. Se debe reconocer que, incluso para alguien que amas, hay limitaciones para lo que se puede hacer. Es importante mantenerse paciente, tratar de no ser un facilitador, y no descuidar su propia vida y salud. A veces es una buena idea hablar de la situación con un profesional de la salud mental en su propio país. Pueden ser capaces de generar ideas y ayudar en la mediación de la situación. Los adolescentes, no sorprendentemente, presentan un gran dilema cuando se trata de cómo manejar la resistencia. Su influencia para llevarlos a tratamiento es mayor si son menores de dieciocho años. Retirar los privilegios tranquilamente hasta que estén en conformidad, puede ser una buena estrategia. Gritar, amenazar y culpar son generalmente comportamientos contra productivos. Buscar estrategias con un médico que es experimentado en estos temas a menudo puede ayudar. Usted también puede modelar los comportamientos que desea ver en su hijo yendo a un terapeuta cuando su hijo se niega a ir. Esto va a ayudar a su hijo a ver cuánto usted cree que la obtención de ayuda en este momento de sus vidas es esencial. También dará el mensaje de que "si no está listo para ir a buscar ayuda, como padre/madre estaré listo para hacer cualquier cosa para ayudarle." En cuanto a los niños resistentes, la clave es pensar en su resistencia de la misma manera que usted haría si no quisiera ir a la escuela, al médico o al dentista. ¿Qué haría en esos casos? Como la mayoría de los padres, simplemente tendría que llevar al niño a donde tienen que ir, independientemente del ruido o comentarios que hagan. Cuando los padres afirman que no pueden forzar a su hijo a buscar ayuda, ellos dicen algo sobre su propia resistencia o prioridades que necesita ser reflejada. A veces, el niño se callará o se quejará en las fases iniciales del tratamiento, a fin de escapar. Por el amor a su hijo, siempre y cuando usted esté confiado en los profesionales con los que usted está trabajando, va a trabajar para mantenerlo allí y no dejar que esto suceda. Muchas veces, el niño resistente se convierte en el paciente más exitoso y aplicado a lo largo del tiempo.




¿Cómo sé si la persona que está evaluando a un miembro de mi familia es calificada?


A los profesionales de la salud mental se les pide que exhiban sus licencias de práctica. Usted puede verificar la situación del profesional comprobando su licencia y registro apropiado (generalmente está ubicada en el Departamento de Salud o en el Departamento de Educación). Sin embargo, la licencia por sí sola no asegura que el profesional sea calificado en el área que está generando preocupación. Usted puede saber más sobre la participación del profesional en las organizaciones de subespecialidades y preguntarles directamente sobre su nivel de experiencia en un campo determinado. Una idea es participar en un grupo de apoyo y pedir a los miembros, indicaciones de profesionales con los que han tenido buenas experiencias. A veces, la verdadera prueba de calificación se produce sólo en la privacidad de sus sesiones con el médico. Esto no significa necesariamente que le gustará lo que usted está oyendo, o incluso con un médico particular, en un primer lugar, sólo que tienen un enfoque basado en la evidencia y un alto nivel de conocimientos científicos en su área de preocupación.




¿Está bien hacer preguntas?


No sólo es apropiado, como aconsejable, hacer preguntas y aclarar sus preocupaciones con sus profesionales de la salud mental y conductual. En materia de salud mental y conductual, tener innumerables preguntas es la norma y no la excepción. En realidad, es muy común que usted tenga un tiempo de "preguntas y respuestas", como parte de la consulta inicial. No hay restricciones sobre el tipo de preguntas que usted puede hacer. La idea es que "aquí es un lugar que cualquier cosa puede ser discutida, no importa cuán inusual o potencialmente vergonzoso sea." Por definición, las sesiones son totalmente confidenciales (con la gran excepción siendo, si hay una amenaza inminente y específica para usted u otros). Recuerde, usted buscó a su médico porque usted está buscando respuestas. Entonces, haga sus preguntas sin vacilar.




¿Qué pasa si quiero una segunda opinión?


Dada la complejidad de muchos casos, es perfectamente adecuado buscar varias perspectivas, así como usted haría si necesitara una cirugía. Además, los diferentes clínicos pueden ser capaces de ofrecer las opciones alternativas de tratamiento. No es una buena señal si un médico no responde a sus preocupaciones acerca de su diagnóstico o recomendaciones de una manera sencilla, incluso si trata de buscar otras opiniones. Los médicos éticos no se sienten amenazados por otra opinión, al contrario, son bienvenidos. Los profesionales responsables van a ofrecerse para ayudarle en la obtención de un mejor segundo o tercer parecer, si ese es su deseo. Muchas veces el propio médico sugiere la obtención de otra opinión. Al final, nadie, por muy bien entrenado y experimentado, tiene todas las respuestas para todas las situaciones.





Let's Connect

Join thousands of subscribers and sign up to NBI Exposure for the latest information on programs, groups, conferences and events! 

NBI's Residential Program

NBI Weston

2233 N Commerce Parkway Suite 1&3
Weston, FL 33326

NBI Coral Gables

2695 S LeJeune Rd. Suite 201

Coral Gables, FL 33134

Phone

954-280-3226

WhatsApp: +1 954 391 0552

Contact Us

BLOG POSTS - TAKE-TWO VIDEOS - THERAPY GROUPS - CONTACT US - EVENTS

2233 North Commerce Parkway Suite 1 & 3 Weston FL 33331

Tel. 954-280-3226  |  WhatsApp. +1 954-391-0552

Copyright © 2020 NBI Weston